home    message    submit    archive    theme
©
Rocío Díaz - Buenos Aires, Argentina

En la tendencia a independizarse del mundo exterior, buscando las satisfacciones en los procesos internos psíquicos, el vínculo con la realidad se relaja todavía más; la satisfacción se obtiene en ilusiones que son reconocidas como tales, sin que su discrepancia con el mundo real impida gozarlas.El terreno del que proceden estas ilusiones es el de la imaginación, sustraído expresamente a las exigencias del juicio de realidad, reservándolo para la satisfacción de deseos difícilmente realizab les.

— Sigmund Freud. Fragmento “Malestar en la cultura”.

No existe la casualidad, y lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas.

—  Friedrich von Schiller

Toda sensación es una pregunta, aún cuando sólo el silencio responda.

― Gilles Deleuze